martes, octubre 26, 2004

Una Rosa es una Rosa

Una Rosa es una rosa
en tus ojos y en tu boca.
Una Rosa es una llama
en tus manos entrelazada.

No soy ciego porque no vea
sino que por no mirarte
y sé de sordos
que no oyen su propio corazón.

El ritmo de las olas
abatiendo mis navíos
es el cauce de mis sueños
tocando tus riberas.

Una Rosa es una rosa
aunque se la cubra de olvido,
como son mis pasos
sobre tus huellas, amor mío